Adiós, Maestro...
Nos diste mucho a todos...
Te llevaremos siempre con nosotros.

Tuve la suerte de conocer a Eugenio como parte de la familia. Compartimos el calificativo de "parches". En ese contexto siempre lo sentí contento al compartir con la familia. De pocas palabras y cálida mirada me enseñó a aguantar "vara" con los primos y me inició en el gusto por el vino.
En lo musical, podía pasarme horas escuchándolo tocar su YAMAHA en la sala de su casa o entablar una charla con su típica copa de vino en la mano. Siempre tuvo un comentario amable para conmigo y mi desempeño como cantante. Me encaminó a MUSYCOM y aplaudió mi lealtad al Romantic Pop y al Soft Rock, no obstante no compartir preferencias en cuanto a géneros musicales.
Pasamos muchas horas de buenos humores, chistes y hasta albures... Maestro, mi más sincero respeto y mi más afectuoso "hasta siempre"... reitero, te llevaremos siempre con nosotros! Descansa en paz, querido amigo, concuño y Maestro.